¡Liberad a los niños!

Rocio Lopez

Summary: On Trump regime’s kidnapping of 2342 refugee and migrant children and the resistance to this outrage — Editors

Spanish translation originally appeared here.

Entre los meses de mayo y junio, 2 342 niños refugiados y migrantes fueron secuestrados a manos del Estado en la frontera de México y Estados Unidos. El fiscal general Jeff Sessions anunció una política de tolerancia cero que separaba a los niños refugiados centroamericanos de sus padres, debido a que a los migrantes adultos eran enjuiciados y muchos acababan en prisiones federales. Cientos de esos niños son menores de 4 años o incluso bebés de tan solo 4 meses, siendo su edad media de 8 años. El régimen de Trump mintió también diciendo que los padres que solicitaran asilo en los cruces fronterizos habituales no serían separados de sus hijos, cuando en realidad eso fue exactamente lo que pasó.

Muchos de estos niños les fueron arrebatados a sus padres con falsos pretextos, diciéndoles a los padres que se llevaban a sus hijos para bañarlos, pero ya no volvían a verlos. A algunos niños incluso se los llevaron en mitad de la noche.

A los padres no se les ofrecía ninguna información sobre el paradero de sus hijos y ni siquiera tuvieron la oportunidad de despedirse de ellos. A una madre le arrebataron su bebé mientras estaba amamantando. Muchos padres no pudieron hablar con sus hijos durante semanas.

Políticos y periodistas han visitado los centros de detención y los refugios donde permanecen recluidos muchos de los niños, y dende las fotos o vídeos están prácticamente prohibidos. Uno de los puntos más inquietantes, quizás, es que en múltiples ocasiones a ciertos políticos se les negó la entrada a los centros de detención donde se mantenía a los niños.

¿Qué es lo que intentan ocultar estas prisiones infantiles? No vamos a utilizar eufemismos: estos niños están siendo encarcelados. Al senador de Oregón Jeff Merkley se le impidió entrar a ver un centro de detención infantil dirigido por un contratista privado hasta el punto en que los responsables del centro llamaron a la policía para finalmente comunicarle al senador que tendría que volver otro día. Un senador y una congresista de Florida intentaron acceder a uno de los centros de detención donde había alrededor de 1 000 adolescentes, pero se les negó la entrada.

Durante los primeros 3 días de su encarcelamiento, a estos niños se les encierra en jaulas (que los migrantes sean encerrados en jaulas en las instalaciones de la Policía Fronteriza, con nada más que mantas isotérmicas, no es ninguna novedad, es algo que ha estado sucediendo durante años; la novedad es que los que ocupan estas jaulas glorificadas ahora son niños y niñas) y son separados incluso de sus propios hermanos y hermanas. Además, se han filtrado audios grabados en estos centros de detención donde se oye como los niños lloran llamando a sus padres mientras un agente de la Policía Fronteriza bromea diciendo: “Vaya orquesta tenemos montada aquí”. Después de 3 días, estos niños son trasladados a refugios masificados o, finalmente, a hogares de acogida.

Se ha alojado a 1 500 niños de entre 10 y 17 años (incluyendo niños secuestrados y adolescentes no acompañados) en un antiguo Walmart que ha podido visitar, finalmente, el Senador Merkley. Para más inri, hay murales de Trump por todas partes y los niños se ven obligados a recitar el juramento de lealtad a los Estados Unidos, sumando el insulto a este serio agravio. Este mes se han creado 3 campos de prisioneros para niños en «edad temprana», un padre se suicidó después de haber sido separado de su hijo y hay informes que describen cómo se les suministran fármacos a los niños para calmarlos. También se ha informado de que la angustia que sufren algunos niños los ha llevado a intentar saltar por la ventana.

El Estado ha prometido a muchas familias que las reunirá con sus hijos si aceptan ser deportados y abandonan sus solicitudes de asilo, pero algunos padres han sido deportados sin sus hijos. Uno de los empleados de los centros destinados a albergar a estos niños sacó a la luz, antes de dimitir, un vídeo que muestra cómo los niños lloran llamando a sus padres. Solo unas pocas familias han conseguido reencontrarse, mientras unos 2 047 niños siguen en prisión. Un empleado de uno de estos centros de detención amenazó a un niño diciéndole que no hablara con la prensa o permanecería detenido durante «mucho tiempo».

Después de una gran movilización pública, incluyendo protestas y escraches a funcionarios de la administración de Trump en todas partes, desde restaurantes a universidades y hasta en sus propios hogares, el régimen de Trump anunció el fin de la política de secuestro de niños. Sin embargo, el daño psicológico ya está hecho y el gobierno no tiene ninguna intención de reunir a estas familias. Un juez federal ordenó que todas las familias debían poder reunirse en un plazo de 30 días, pero el gobierno federal no está realizando un buen seguimiento de dichas familias.

La orden ejecutiva que Trump firmó el 20 de junio para poner fin a su política de secuestro demuestra que el régimen va de mal en peor, ya que mantendrá a las familias migrantes unidas pero encarceladas. Hasta ahora, se ha prohibido la detención de menores durante más de 21 días y el régimen de Trump ha indicado que tiene previsto mantener a estas familias por un tiempo indefinido. Muchos de los niños secuestrados han sido repartidos por todo el país a hogares de acogida y refugios, y muchos padres todavía desconocen el paradero de sus hijos.

El Departamento de Defensa emitió un memorándum diciendo que estaba solicitando a las bases militares que buscaran espacios para albergar hasta 20 000 niños migrantes. Además, un comunicado oficial de la Marina anunció que podría tener que prepararse para albergar a 119 000 inmigrantes en sus bases. Este régimen sin duda pretende crear campos de concentración para familias de inmigrantes y refugiados.

El 28 de junio, en una acción de desobediencia civil organizada por la Marcha de las Mujeres, 2 000 personas protestaron y 630 mujeres fueron detenidas en Washington DC ante el Senado. Exigían la reunificación familiar, el fin de la criminalización del asilo y la abolición del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE). En Portland, Oregón, un campamento del movimiento “Occupy ICE” cerró una de las oficinas del ICE durante casi dos semanas hasta que fue cerrada definitivamente por la policía federal el 29 de junio, y el día del Padre, 2 000 personas marcharon hacia el centro de detención en Texas. Se han donado más de 13,8 millones de dólares a una organización sin ánimo de lucro que proporciona representación legal gratuita a los inmigrantes y una multitud de madres, con sus bebés en brazos, protestaron ante en las oficinas del ICE en la ciudad de Nueva York el pasado 21 de junio.

Se han planeado protestas masivas en los 50 estados y en DC con los objetivos de conseguir que estas familias se reencuentren,  oponerse al encarcelamiento de los niños migrantes y mostrar el rechazo a los campos de internamiento proyectados.

No es de extrañar que esta política de secuestro sea extraordinariamente impopular, ya que solo el 25% de los estadounidenses la apoyan.

Personalmente, acudí a una pequeña protesta para defender el TPS (siglas en inglés de Condición Temporal de Protegido) con otras personas que buscaban protestas para expresar su indignación y defender principalmente a los refugiados y migrantes centroamericanos en la frontera y que viven en los Estados Unidos. Unas 200 personas acudieron a la protesta a mediados de junio en un parque de Los Ángeles.

A pesar de los intentos del régimen de Trump de tratar de quitarse la presión de encima debido a esta farsa, no se puede engañar a la gran mayoría de la gente, que no descansará hasta que estas familias vuelvan a estar juntas y sean liberadas.

No olvidemos que Sessions también ha anunciado recientemente una política que pone fin a las protecciones de asilo para aquellos que huyen de la violencia de las bandas y la violencia doméstica, lo cual se aplica a la mayoría de las familias detenidas.

El movimiento debe exigir no solo la reunificación familiar sino también la ausencia de campos de prisioneros.

Además, necesitamos protestar en nombre de estas familias para exigir que se les otorgue a todos un permiso de residencia de manera inmediata, así como la ciudadanía de los Estados Unidos, dado todo lo que nuestro país les ha hecho pasar.

#LiberadaLosNiños #FreetheChildren

LEAVE A REPLY

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

0 Comments

FROM THE SAME AUTHOR